Pocos fenómenos han alimentado con tanta fuerza el imaginario de la invasión como lo ha hecho la inmigración.

Ésta se articula -desde el prejuicio, el desconocimiento y la falta de humanidad- con las imágenes de la plaga, el contagio, la desviación, los vicios, la disolución familiar: el cuerpo llegado de otro sitio es objeto de sospecha y se convierte en el chivo expiatorio de las sociedades actuales, registrando en él su mal, su inseguridad y su temor.

Andrés Parra en “Nos están invadiendo” interviene los rostros y cuerpos de los altares espirituales, monárquicos y republicanos, desdorando la ilustre pátina con la que el tiempo y la cultura bañaron sus nombres, por medio de un maquillaje facial bajo el que se fracturan sus identidades etarias, de género y raciales como en la pesadilla perfecta del control social, en la que se diluyen las rígidas estructuras identitarias y sólo queda el simulacro, su maquillaje.

Así como la muerte iguala nuestros restos, el maquillaje primario del estereotipo femenino lo hace aquí a través de sus labios rojos, ojos azules y mejillas rosadas -en un tricolor que alude a más de un emblema nacional-, diluyendo la quimera del ser individual, enrostrándonos lo colectivo que hay en el fondo de nuestras fobias.

Colonizadores, guerreros, evangelizadores inmortalizados por los mejores pinceles de la pintura europea aparecen aquí como cuerpos de una invasión de maquillados, mientras que los asistentes a la exposición se enfrentan a su propio reflejo intervenido por un filtro, en un ejercicio que nos incumbe a todos a la vez que nos interroga por quién invade a quien.
Jorge Cid, 2019

Curatoría: Sebastián Leal S.

Galería Casa Andacollo
Agosto 2019



︎           ︎

 
NIADEINDIAS